CALIDAD DE VIDA Y ORDENANZAS DE CIRCULACIÓN.

En estos años de inicio de siglo y después de los años de crisis, se habla cada vez más de calidad de vida en las ciudades.
La ciudad ya no es una forma, es un proceso, tal como indica el Dr. Amenos* , donde analiza uno de los grandes temas del urbanismo, los aspectos legales entre la ciudad compacta y la ciudad difusa.
Pero cuando hablamos de calidad de vida en las ciudades, no nos podemos quedar solo en los aspectos de urbanismo y diseño territorial, falta concretar aspectos como percepción de cada ciudadano, sobre los aspectos de calidad. La calidad de vida percibida por los ciudadanos cada vez valora más aspectos como el medio ambiente, la movilidad y la seguridad.
Dentro del concepto de movilidad se debe afrontar una regulación con nuevos criterios del espacio urbano con las incidencias que el tráfico y la circulación de vehículos y personas tienen en el día a día de las ciudades.
Los Ayuntamientos tienen competencias en la ordenación y control del tráfico dentro de su ámbito territorial y sobre todo debe regular los usos de las vías públicas urbanas. Esta competencia se debe ejercer a través de la Ordenanza Municipal que es el instrumento legal de ámbito local que corresponde su aprobación y modificación al Pleno municipal. Las Ordenanzas se deben plantear como normas de comportamiento y convivencia y tener claro a nivel municipal si la prioridad en los municipios es de los peatones o de los conductores.
Pero estos instrumentos legales no es un “traslado” de la normativa estatal, sino una adaptación de estas normas a las características del municipio y sobre todo una regulación de las normas de tráfico en la vida local y el uso del espacio público entre los diferentes elementos de la movilidad urbana y con un claro criterio de mejora de la seguridad vial.
Es aconsejable que se inicie una revisión de las actuales ordenanzas y adaptarlas a las condiciones actuales de movilidad urbana y calidad de vida deseada por los ciudadanos.

*El mito legal de la ciudad compacta. Joan Amenós Álamo. UAB, publicaciones diciembre 2015.