CONDUCIR SIN PERMISO, ¿CUÁNDO ES DELITO?

El Código Penal, dentro del capítulo de delitos contra la seguridad vial, tiene previsto unos hechos como son; conducir con el permiso retirado o sin haber tenido nunca la autorización o habiendo perdido todos los puntos, que de realizarlos estamos cometiendo un delito, que se puede castigar con penas de prisión de 3 a 6 meses o multa de 12 a 24 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días.

No se debe confundir este delito, con las posibles infracciones administrativas por irregularidades en el permiso de conducir, como no pasar las revisiones que correspondan o no notificar el cambio de domicilio.

Estamos ante un delito cuando se den las siguientes circunstancias:

  • Cuando la perdida de vigencia del permiso sea por pérdida total de los puntos asignados por tráfico, sean 12, 8 o excepcionalmente 15.
  • Se nos ha privado cautelar o definitivamente del permiso por decisión judicial.
  • Conducir sin haber obtenido nunca permiso o licencia de conducir.

En el primer caso es necesario que la Dirección General de Tráfico (DGT) nos haya notificado correctamente y por correo que hemos perdido todos los puntos que teníamos como crédito. El delito se produce por conducir sabiendo que no podemos, si no se produce correctamente la notificación por parte de la Dirección General de Tráfico y seguimos conduciendo no existe la voluntariedad que es elemento primordial para que se produzca el delito.

Las otras dos circunstancias son más claras, ya que la retirada por autoridad judicial será después de un juicio y se nos comunicará en la sentencia y por último si nunca hemos obtenido un permiso y conducimos, queda claro que también es delito

Estos delitos contra la seguridad vial, establece la Ley que se instruirá y realizara el juicio a través del procedimiento penal del denominado juicio rápido y es necesario que el proceso se incoe en virtud de un atestado policial. La Policía Judicial, que puede ser o Guardia Civil ,Policias Locales o Agentes de tráfico de las  comunidades autónomas con competencias, debe haber detenido a una persona como presunto culpable y la debe poner a disposición del Juzgado de Guardia, o sin detenerla la haya citado para comparecer ante el Juzgado por tener la calidad de denunciado.