MEDIDAS DE RESTRICCIÓN DEL TRÁFICO

En los últimos meses estamos asistiendo a el anuncio de medidas de restricción a la circulación de vehículos en ayuntamientos o áreas municipales como el área metropolitana de Barcelona, para reducir la contaminación de estas zonas urbanas.

Una primera cuestión que surge, es si los ayuntamientos pueden limitar la circulación de ciertos vehículos y la respuesta es un “si” ya que la ley de tráfico permite a los municipios la limitación de circulación de vehículos en ciertas zonas o en todo el ámbito territorial municipal por cuestiones ambientales, el objetivo es claro y los motivos de calidad de vida como preservar la salud de los habitantes de nuestras ciudades es prioritario.

Según un estudio de CheckMyBus, durante el año 2016 perdimos 524 millones de horas en las carreteras y autopistas en atascos y por otros lado los datos de Europa, sitúan a Madrid y Barcelona con las ciudades con peor calidad de aire en nuestro país.

Por lo tanto se impone un cambio de mentalidad y sobre todo la adopción de acuerdos para potenciar un cambio de movilidad a medio y largo plazo y ello además de las medidas restrictivas pasan por mejorar la inversión en el transporte público, cambiar los criterios medio ambientales de los vehículos y desde luego potenciar la calidad y servicios del transporte público.

Queda muy bien para los políticos decir que somos el país del mundo con más kilómetros de AVE, pero no sirve para nada si no se mejora la calidad, servicio y frecuencia de los ferrocarriles que cubren las cercanías y que trasladan diariamente a miles de personas en sus desplazamientos cotidianos.

Pero a pesar de todos los anuncios a futuro, sigo teniendo una preocupación y es que hablamos de movilidad a años vista, pero mientras tanto como planificamos y gestionamos la movilidad del mes que viene. ¿Qué cambios legislativos y de gestión se están realizando?, estos interrogantes y otros son la realidad más próxima.